Una mentirita


¿Es que realmente cree que el fraude de seguro lo cometen sólo el maleante empedernido y las grandes camarillas criminales?

En realidad, muchas personas que generalmente son honradas también cometen fraude. Tal vez hasta su tío que va a la iglesia… ese vecino tan servicial que vive enfrente… el cordial propietario de una tienda del centro.

La gente a veces comete “un pequeño embuste” o dice “una mentirita inocente” en la solicitud o reclamación de seguro.

Es posible que no lo consideren en realidad un fraude de seguro. “Vamos, son apenas unos pocos dólares”, o “no le estoy haciendo mal a nadie”, o “Tengo años pagando primas, ahora me toca a mí”.

Bueno, está equivocado. Veamos, tome esta prueba. Si oprime el “sí” en alguna de las preguntas, pudo haber cometido fraude de seguro. Alguna vez usted, a sabiendas…

Sí o No

¿Dijo que maneja menos millas al trabajo de las que son en realidad al solicitar cobertura de seguro?

¿Dijo que nunca usa el auto para su trabajo cuando en realidad sí lo hace, al solicitar cobertura de seguro?
¿Dijo que estaciona su auto en el garaje cuando en realidad lo estaciona en la calle al solicitar cobertura para autos?
¿Dijo que vive en un lugar distinto al que vive en realidad, al solicitar cobertura de seguro?
¿Permitió que un taller de chapa y pintura le aumente la cuenta para recuperar el monto deducible al presentar una reclamación al seguro de auto?
¿Agrandó el valor de las pertenencias que le robaron de su casa o de su auto cuando presentó una reclamación?
¿Agrandó el valor de las alhajas u otros artículos perdidos cuando presentó una reclamación?
¿Le pidió a la persona que arregló su casa que aumentara la cuenta por el daño para que pudiera recuperar el monto deducible?
¿Dijo que su empresa tiene menos empleados de los que son en realidad cuando solicitó cobertura por accidentes de trabajo?
¿Dijo que el trabajo de sus empleados era más seguro que lo que en realidad es, al solicitar cobertura por accidentes de trabajo?
¿Mintió sobre su historial médico para que en la solicitud de su seguro de vida aparentara ser más sano?
¿Dijo que no fumaba aunque en realidad sí fuma, al solicitar seguro de vida?
¿Dijo que una lesión que recibió en su casa o haciendo deportes la había sufrido en realidad en su trabajo, para poder recibir cobertura por accidentes de empleo?

¿Se quedó en casa cuando en realidad ya estaba bien de salud para poder seguir recibiendo cobertura por accidentes de trabajo?